22 de set. de 2011 |
Fue el 26 de noviembre del 2003 cuando el avión supersónico Concorde realizó su último vuelo. Cuestiones como un grave accidente y su escasa rentabilidad sacaron del mercado a esta magnífica nave. Ocho años después parece que por fin a comenzado la lucha por quedarse con la vacante que ha estado vacía por casi una década.

SonicStar es el nombre de un prototipo desarrollado por la compañía europea HyperMach, que se estima podrá volar de París a Nueva York en menos de dos horas, utilizando un propulsor híbrido.

sonicstar-olvidar-concorde.

Richard Lugg, quien es el director ejecutivo de HyperMach fue el encargado de presentar el prototipo en París el día 20 del mes de junio pasado. Lugg expresó: "nos propusimos construir una aeronave capaz de volar alrededor del mundo en cinco horas". Sentencia que suena bastante ambiciosa, más sin embargo van por buen camino para lograr cumplir el objetivo.

El SonicStar volará a 60,000 pies de altura y doblará la velocidad que alcanzaba el tan memorable Concorde. Su fuente de poder será un motor de fabricación propia denominado S-MAGJET, que según la empresa reducirá en un 30 por ciento el consumo de combustible, en comparación con el Rolls Royce 593 que montaba el Concorde.

Este avión podrá superar en 3.5 veces la velocidad del sonido gracias a la reducción de la resistencia aerodinámica, lo que a su vez permitirá mejorar la eficiencia energética. Para ello la estructura de las alas del avión será de titanio, a su vez los paneles y superficies serán de carbono.

Cada SonicStart costará unos 80 millones de dólares, por lo que estará orientado a los vuelos de ultra lujo y grandes negocios para poder solventar los gastos. La capacidad planeada, por muy ridículo que suene, será de solo 10 a 20 pasajeros.

Suena bastante prometedor el proyecto, pero recordemos que no esta solo en esta compentencia, pues el proyecto Zero Emission Hyper Sonic Transport (ZEHST), del fabricante EADS, parece, para muchos, una alternativa mucho menos inmediata pero más sostenible económica y ecológicamente, pues utilizaría biofuel en lugar de queroseno; el problema es que estaría listo hasta 2050.

13 de set. de 2011 |
Muchos hemos oído hablar del Taipei 101, pues del 2003 al 2010 ostentó el récord de ser el edificio más alto del planeta. Para 2011 perdió ese honor a manos de impresionante Burj Khalifa de Dubai.

Un par de años después se ha logrado colgar una medalla más, pues el emblemático rascacielos de Taiwán ha obtenido su certificado LEED Platinum, que lo reconoce como el edificio ecológico más alto del mundo. LEED es el acrónimo de Leadership in Energy and Environmental Design, que es un sistema de certificación de edificios sostenibles implementado en muchos países.

edificio-verde-alto-mundo

El Taipei 101 alcanza los 508 metros de altura y tiene 101 pisos, número representativo de su nombre. Puede dar cabida a 12,000 personas y esta diseñado para resistir fenómenos naturales de la magnitud de tifones y terremotos. Los datos de su ingeniería son sorprendentes, pero en esta ocasión nos centraremos en su compromiso con el ambiente.

La empresa Siemens, en particular su división de tecnologías para edificios, ha mejorado los sistemas del rascacielos para mejorar en todo lo posible su rendimiento energético, por lo que ahora se le ha reconocido como un “edificio verde”. Por sus dimensiones, estamos hablando del marco de referencia internacional para cualquier edificación que se proponga la búsqueda de la sostenibilidad y la responsabilidad con el medio ambiente.

En los edificios actuales se consume el 40 por ciento del consumo de energía mundial, lo que produce el 21 por ciento de las emisiones totales de dióxido de carbono, menciona Hubert Keiber, Consejero Delegado de la Unidad de Negocio de Automatización de Edificios de Siemens.

Parte de los cambios implementados fueron: controlar la temperatura y la climatización de todo el inmueble mediante la instalación de 3,400 cajas de control. Cuando la temperatura baja por las noches se produce y almacena hielo para utilizarlo en la refrigeración durante el día.

Otra cuestión importante es el control de la iluminación centralizado mediante un sistema de control desarrollado por la empresa. Con la ayuda de sensores el sistema reconoce cuando una habitación esta vacía, para apagar de forma automática las luces y el aire acondicionado. El ahorro del edificio gracias a la implementación de esta tecnología se estima en 500,000 euros anuales; además que el consumo será un 30 por ciento inferior a la media.

Con los cambios implementados el Taipei 101 ha conseguido un ahorro anual de dióxido de carbono de 2,995 toneladas, cantidad equivalente a evitar la deforestación de cuatro hectáreas de bosques, consumir 28,000 toneladas menos de agua y evitar 1,261 toneladas de basura al año.

Fuente | Muy Interesante
Imagen | Wikipedia
6 de set. de 2011 |
Desde sus orígenes la humanidad a pasado mucho tiempo trabajando en el desarrollo de dispositivos y estructuras que le ayuden a obtener mayor provecho de los recursos naturales. La diferencia entre los primeros hombres que empezaron a desarrollar tecnología rudimentaria y los ingenieros de hoy en día radica en los conocimientos disponibles.

Antiguamente se diseñaban obras y máquinas basándose únicamente en los conocimientos empíricos adquiridos con la práctica; es decir, el sentido común y la experimentación, junto con la creatividad (inventiva) personal eran la base de los nuevos desarrollos. En esos momentos la ciencia prácticamente no existía, y la ingeniería permaneció sin muchos cambios durante varios siglos.

La ingeniería es una actividad que depende principalmente del conocimiento, sustentado por la experiencia, además que requiere el desarrollo de una gran cantidad de habilidades para ser llevada a buen término. Por ello los ingenieros deben desarrollar por sobre todo su capacidad de auto mejoramiento, sin olvidar que esta actividad requiere de la toma constante de decisiones para poder solucionar problemas.

De cierta manera la historia de la civilización es la de la ingeniería en si misma, y que se puede resumir en la frase siguente: “arduo y constante esfuerzo para hacer que las fuerzas de la naturaleza trabajen en bien del hombre”.

Desde que los primeros hombres aplicaron algunos principios de ingeniería para conseguir sus alimentos y construir armas de defensa (hachas, puntas de lanzas, martillos etc.), hasta nuestros días, han habido grandes momentos que han sido trascendentes en el desarrollo de esta actividad; pero se considera que el desarrollo de la ingeniería como tal comenzó con la revolución agrícola (8,000 A.C.), cuando las poblaciones se instalaron en un lugar fijo para poder cultivar productos y criar animales, lo que implico el abandono de la vida nómada.

ingeniería-historia

Por el año 4,000 A.C. se establecieron varios asentamientos alrededor de los ríos Nilo, Éufrates e Indo. En estos lugares se desarrollaron importantes poblaciones donde posteriormente se inició la civilización con escritura y gobierno. La ciencia hizo su aparición tiempo después.

Con el nacimiento de la ciencia surgieron los primeros profesionistas de la ingeniería. Como primeros ingenieros estuvieron aquellos arquitectos encargados de la construcción de muros para la protección de las ciudades, así como de los primeros edificios importantes sedes de los gobiernos.

Los especialistas en irrigación, que se encargaban de facilitar el riego de las cosechas, también constituyeron parte de los primeros ingenieros. Pero como era de era de esperarse, la mejores zonas de cultivo estaban en constante disputa, por lo que los ingenieros militares adquirieron un rol de suma importancia para defender a las ciudades y sus zonas de cultivo.

Antes del siglo XVIII los avances en ingeniería son contados, en comparación con los últimos tres siglos de la humanidad, cuando la ciencia, incluyendo a la ingeniería, han avanzado impresionantemente.

De esta manera ahora tenemos ramas de la ingeniería tan antiguas como la militar, civil, mecánica, eléctrica, química, industrial; junto a campos tan novedosos como nanoingeniería, aeroespacial o de sistemas. Sin duda la ingeniería es una de las actividades más apasionantes que se pueden desarrollar.

Fuente | Medusa Unimet
Imagen | Propia